• Ajo

    Ajo

    Nombre científico: Allium sativum.

    El Ajo es muy recomendable para las arterias. Aunque la salud cardiovascular es crucial a todas las edades, lo cierto es que con los años aumenta el riesgo de sufrir determinadas dolencias relacionadas con las arterias, pues la circulación sanguínea se vuelve deficiente. Además, si durante la época fértil la mujer estaba protegida gracias a su sistema hormonal, a partir de la menopausia esta protección desaparece, por lo que deben aumentarse los controles. Fumar, el sedentarismo y una dieta rica en grasas saturadas es perjudicial para las arterias, pues se van formando depósitos de colesterol en el interior del vaso sanguíneo que cada vez se hacen más grandes y provocan el endurecimiento y engrosamiento de las arterias. Si este proceso no se detiene puede obstruirlas así como entorpecer la circulación de la sangre. Además de incluir buenos hábitos, los mayores tienen en el Ajo un aliado de excepción, pues contribuye a bajar el colesterol y es un buen fluidificante sanguíneo.

    Ajo

    ¿Por qué va bien el Ajo?

    La parte utilizada del ajo es el bulbo, llamado comúnmente “cabeza de ajo”, compuesto por unos 10-12 bulbillos o “dientes”. Prácticamente se podría decir que el ajo sirve para todo, ya que por sus propiedades se utiliza en un sinfín de afecciones, principalmente relacionadas con la salud cardiovascular. Así, reduce el nivel de colesterol sanguíneo, fluidifica la sangre evitando la formación de trombos y disminuye la presión arterial.

    ¿Tiene otros usos?

    Entre otras virtudes, el ajo tiene efecto antioxidante, antiséptico, expectorante y antimicrobiano, y potencia las defensas. Además, es un remedio eficaz para curar la bronquitis crónica y los catarros. Aplicado por vía externa es, asimismo, útil para el tratamiento de callos y verrugas.

    ¿Cómo se toma el Ajo?

    Los ajos que compramos en cualquier mercado o tienda de alimentación se pueden utilizar tanto para fines culinarios como para fines medicinales, pues tal cual, consumidos en crudo, constituyen uno de los mejores remedios que nos brinda la naturaleza para hacer frente a muchas dolencias. Pero, además, se puede encontrar ajo en polvo y en cápsulas, así como el aceite esencial. Estas presentaciones comerciales resultan especialmente prácticas para quienes no soportan el característico aliento que inevitablemente provoca el ajo fresco.

    Consejo a tener en cuenta:

    Uno de los mayores enemigos de las arterias es el colesterol elevado. Para evitarlo, es importante llevar una dieta equilibrada, con abundancia de frutas y verduras frescas, y en la que sean protagonistas los cereales integrales, pescado azul, carnes blancas, lácteos desnatados y aceite de oliva virgen frente a las gradas saturadas, dulces, etc. También se aconseja practicar ejercicio físico moderado, beber mucha agua, no fumar o evitar el alcohol (máximo una copita de vino tinto al día)

    Categories: Problemas Circulatorios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *