• Alfalfa

    alfalfa

    Nombre científico: Medicago sativa

    La Alfalfa es ideal para los huesos. Sin duda, uno de los puntos débiles de la gente mayor son los huesos. Entre los factores inevitables de su desgaste y debilidad destaca la edad. Si de los 20 a los 40 años, la masa ósea se forma al mismo tiempo que se destruye y mantiene densidad, posteriormente, en especial en las mujeres tras la menopausia, se pierde más de la que se gana, así que disminuye su densidad y fortaleza. Esto, unido a que la mujer alcanza un menor desarrollo de su masa ósea en relación al hombre y que en España, como sucede en muchos otros países, viven más años, explicaría la mayor incidencia de osteoporosis y otras dolencias óseas en la mujer.

    alfalfa

    ¿Por qué va bien la Alfalfa?

    La Alfalfa es rica en vitaminas y minerales, así como en isoflavonas, como ocurre con la soja. Se considera remineralizante, vitamínica, reconstituyente, antianémica y estrogénica. Supone un apoyo bastante menos explorado que la soja para prevenir la aparición de la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas. Favorece el fortalecimiento y la calcificación de los huesos, ayuda a consolidar los huesos dañados por fracturas y a prevenirlas cuando hay propensión a que se desarrolle la osteoporosis.

    ¿Tiene otros usos?

    Es también útil en caso de menstruaciones irregulares, y como un reconstituyente natural en estados anémicos, debilidad y convalecencia.

    ¿Cómo tomar la Alfalfa?

    Se puede tomar en infusión simple, 2 o 3 tazas al día, el jugo de la planta fresca, en polvos y en cápsulas. También se puede consumir la planta fresca en las comidas, en ensaladas, verduras variadas… o bien los germinados de sus semillas.

    No te olvides de estos consejos para los huesos:

    Aparte de la edad existen otros factores que deterioran los huesos y que deben ser tenidos en cuenta:

    • Dieta incorrecta: la alimentación ha de asegurar un aporte adecuado de calcio (leche y derivados, brécol, sésamo, almendras, sardinas…), para ayudar a mantener la salud ósea, y de vitamina D (aceite de hígado de bacalao, pescado azul, yema de huevo, leche y mantequilla) para asegurar la absorción del primero. La delgadez extrema, sobre todo tras la menopausia, también debilita los huesos y las funciones digestivas que afectan a la correcta absorción de nutrientes.
    • Sedentarismo: la inactividad y la falta de ejercicio tampoco favorecen la salud ósea, ya que producen falta de tono muscular, rigidez articular, obesidad e incluso osteoporosis.
    • Estrés: al incrementar la tensión muscular, el estrés aumenta la presión entre los huesos, además del efecto negativo que pueden tener en la absorción del calcio.
    • Algunos medicamentos: fármacos como la cortisona, así como los antiácidos o antiepilépticos pueden resultar perjudiciales para los huesos, debido sobre todo a que algunos de sus principios activos bloquean la absorción de ciertos minerales y vitaminas, fundamentales para el buen estado de la estructura ósea.

    Categories: Para los huesos

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *