• Arándano

    arándanos

    Nombre científico: Vaccinium myrtillus.

    El Arándano es muy utilizado por las mujeres cuando hay síntomas de molestias urinarias. Una de estas molestias urinarias es la cistitis, nombre médico que recibe la inflamación de la vejiga, una dolencia que la mayoría de veces está producida por una infección. Se calcula que la padecen entre 3 y 5 de cada 100 personas, sobre todo mujeres, debido a que el conducto que comunica la vejiga con el exterior (uretra) es más corto que en los hombres. Suele producirse con mayor frecuencia en el embarazo, al relajarse la musculatura de las vías urinarias y, en general, en cualquier situación que dificulte que la orina fluya fácilmente (por ejemplo, piedras en el riñon), ya que favorecen que las bacterias asciendan por la uretra y se multipliquen. Tan pronto como aparezcan los primeros síntomas (dolor o sensación de ardor al orinar y deseos de hacerlo aunque la vejiga esté vacía, hipersensibilidad en la zona genital… ) debe ponerse remedio para evitar que los gérmenes se extiendan y acaben por afectar al riñón u otros órganos.

    arándanos

    ¿Por qué va bien el Arándano?

    Sus hojas tienen un destacable efecto diurético y antiséptico a nivel urinario, virtud que comparte con otras muchas plantas de su familia, las ericáceas. Los remedios con Arándanos son efectivos para prevenir y frenar el avance de la infección en los conductos urinarios, y es por tanto un apoyo para mujeres afectadas de forma recurrente por cistitis y por otras infecciones urinarias.

    ¿Tiene otros usos?

    Las hojas del arándano también se indican en caso de sufrir vulvovaginitis, para combatir la retención de líquidos o edemas, y como planta astringente, para frenar las diarreas. En uso externo, puede aplicarse sobre heridas y úlceras dérmicas. Por su parte, los frutos son ricos en vitamina A y C, y en sales minerales y azúcares, y en fitoterapia se indican para problemas de fragilidad capilar, como varices y hemorroides, así como para tratar la pérdida de visión y la retinopatía diabética.

    ¿Cómo tomar el Arándano?

    Los frutos se pueden tomar en cápsulas (con el polvo micronizado), en extracto fluido, en tintura (hasta 50 gotas diarias, disueltas en agua, en 3 o 4 tomas), o bien en zumo fresco y jarabe. En cuanto a las hojas, se toman en infusión (una cucharadita de postre por taza de agua, 3 veces al día).

    Consejos para evitar la cistitis:

    • Evitar la ropa ajustada y tejidos que impidan la transpiración, pues la humedad favorece el desarrollo de bacterias. La ropa interior debería ser de algodón.
    • Prescindir de los jabones agresivos, así como los desodorantes vaginales y productos muy perfumados, ya que pueden irritar la zona vaginal y destruir las defensas naturales de la zona.
    • El uso de espermicidas y lubricantes puede causar irritación en mujeres predispuestas, por lo que podría favorecer una cistitis. De igual forma, el uso del diafragma también es un factor de riesgo que aumenta las posibilidades de sufrirla. Por eso debe mantenerse bien desinfectado, lo que se consigue con un preparado antiséptico específico que puede recomendar el ginecólogo.
    • Ir al baño con frecuencia e intentar vaciar totalmente la vejiga cada vez impide que las bacterias asciendan hacia ésta y se multipliquen, y provoquen la infección.
    • Beber mucha agua, pues además de evitar la retención de líquidos, mejorará el funcionamiento del riñón y disminuirá el riesgo de infección.
    • Tomar alimentos como las alcachofas, la cebolla, el apio o el nabo (directamente o en forma de caldos) es una manera fácil de favorecer la producción y eliminación de orina, con lo que se reduce el riesgo de que la vejiga se infecte. También reduciremos el consumo de alcohol, especias picantes, fritos y bollería.

    Categories: Infecciones, Plantas para la Mujer

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *