• Avena, para la dermatitis

    avena sativa

    Nombre científico: Avena sativa.

    Una de las dolencias cutáneas más frecuentes en los niños, ya desde recién nacidos, es la dermatitis. Aunque las hay de diferentes tipos, sin duda la más común es llamada dermatitis atópica, que afecta a un 15% de los niños. La sequedad y el intenso picor son los síntomas predominantes, pueden aparecer en los primeros meses de vida y suele mejorar hacia los 2 o 3 años de edad, haciéndose menos severa a medida que el niño crece. Se desconoce con exactitud cuál es la causa, pero parece estar relacionada con una respuesta desordenada del sistema inmunitario, y también existe un componente hereditario. Además, existen algunos factores que actúan como detonadores de la inflamación de la piel: todo lo que pueda secarla es capaz de agravar la dermatitis atópica, pero sobre todo le afecta el contacto con jabones, detergentes, perfumes, productos químicos fuertes… al igual que las prendas de lana, los cambios de temperatura, los baños muy calientes, la humedad ambiental, el humo del tabaco o los ácaros del polvo.

    avena sativa

    ¿Por que va bien?

    La avena, aplicada externamente, destaca por sus propiedades dermatológicas. Sus extractos se utilizan para elaborar cremas o aceites para el cuidado de las pieles secas, sensibles o irritadas. Es emoliente, regenera la piel y la protege de infecciones, proporcionándole suavidad y elasticidad. Estas propiedades se atribuyen a su riqueza en ácidos grasos poliinsaturados, silicio y mucílagos.

    ¿Tiene otros usos?

    La paja y los granos de la avena también tiene la virtud de elevar el ánimo, especialmente en la gente de edad avanzada y en los niños. Es útil para tratar la depresión y la debilidad nerviosa, así como el agotamiento, la desgana y para ayudar a recuperarse tras una larga convalencia.

    ¿Cómo se utiliza la avena?

    Para el cuidado de la piel, la avena se utiliza externamente en forma de cataplasmas de harina de avena, que se aplican en la zona a tratar. Igualmente, este cereal se puede encontrar formando parte de cosméticos como geles de baño y cremas corporales para mejorar el estado de las pieles secas y delicadas. También, con los copos y el salvado, es posible preparar decocciones (se necesitan 2 cucharadas soperas de granos de avena en 1 litro de agua) que, además de poderse tomar como refresco, sirven para preparar un baño que suavizará e hidratará la piel, y de paso, relajará los nervios.

    Consejos para cuidar la piel de los niños:

    • La limpieza de la piel se debe hacer con cuidado para no alterar el manto ácido protector, barrera de defensa contra las infecciones.
    • No es necesario bañar cada día a los niños con jabón, sobre todo recién nacidos, pues puede alterar la barrera lipídica ácida y predisponer a la sequedad y la infección. Por este motivo se recomienda el aseo de la piel y el cuero cabelludo solamente con agua tibia en el recién nacido, e incorporar gradualmente jabones suaves, sin perfumes.
    • Hay que mantener una temperatura ambiental neutra (ni muy caliente ni muy fría), libre de corrientes de aire y de ruido.
    • Debe ponerse especial énfasis en los pliegues (retroauricular, cuello, axilas e ingles). De la misma forma, tampoco debe pasarse por alto el aseo del área que rodea el cordón umbilical.
    • El secado debe hacerse con una toalla de tela o de algodón, sin frotar en exceso.
    • Los perfumes, colonias u otros productos perfumados no son recomendables por su potencial alergizante.

    Categories: Para la piel, Plantas para los Niños

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *