• Ginkgo Biloba

    Ginkgo Biloba

    Nombre científico: Ginkgo biloba.

    El Ginkgo biloba es ideal para mejorar la memoria.

    Ejercitar la mente es una buena fórmula para mantenerla despierta por más tiempo, lo que también contribuye a conservar en buen estado facultades como la memoria o la concentración. Sea cual sea nuestra edad, siempre estamos a tiempo de activar la memoria. Lo fundamental es mantener la curiosidad, pues el interés hacia todo lo que nos rodea permite que el cerebro obtenga información y la asimile. En cuanto a los ejercicios más productivos, la lectura, la escritura, los juegos de mesa, la conversación… son ideales para ejercitar especialmente las zonas del lenguaje, cifras, razonamiento y organización espacial. Además, algunas plantas pueden sernos de gran ayuda.

    Ginkgo Biloba

     

    ¿Por qué va bien el Ginkgo?

    Actúa sobre todo el sistema circulatorio, mejorando tanto la circulación arterial como la capilar y la venosa. Precisamente su capacidad para mejorar el riego sanguíneo lo convierte en un remedio efectivo para fortalecer la memoria y retrasar el envejecimiento.

    ¿Tiene otros usos?

    Tiene acción vasodilatadora, protectora capilar y venotónica, por lo que resulta un remedio muy adecuado cuando se da insuficiencia circulatoria cerebral, varices, flebitis, piernas cansadas y en la hinchazón de los tobillos.

    ¿Cómo tomar el Ginkgo biloba?

    Lo más recomendable es usarlo en forma de cápsulas ya dosificadas, comprimidos y en extracto fluido. Aunque en estos productos viene recomendada la dosificación, lo mejor es consultar con un facultativo. Además de estas formas, en las farmacias se pueden adquirir medicamentos elaborados a partir del Ginkgo, pero siempre con prescripción médica.

    Recomendaciones para ejercitar la memoria:

    • La importancia de la lectura: es una buena manera de ejercitar la mente, pues contribuye a concentrar nuestra atención y a retener más datos. Prueba a recordarlos después.
    • Hacer crucigramas: es un buen ejercicio que nos obliga a pensar, a ejercitar la memoria y al mismo tiempo a satisfacer nuestra curiosidad cuando hay algo que no sabemos.
    • Imagina y escribe: puedes empezar describiendo lo que te ha ocurrido a lo largo del día o bien a atreverte con algún relato. En el primer caso, ejercitarás la memoria mientras que en el segundo, potenciarás tu imaginación.

    Categories: Problemas de Memoria

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *