• Lúpulo, para dormir bien

    lúpulo

    Nombre científico: Humulus lupulus.

    No todos los niños necesitan las mismas horas de sueño, pero sí un tiempo mínimo que les proporcione un descanso de calidad y les permita desarrollar las actividades del día con normalidad y sin cambios de humor. Cansancio, dolor de cabeza, irritabilidad o agresividad, ganas de dormir en horas no establecidas… pueden alertar de que el niño no duerme bien. En algunos casos, a pesar de dormir poco e incluso no necesitar la siesta, no estará falto de sueño ni sufrirá ninguna alteración; en otros casos, aunque duerma lo suficiente quizá no lo hace de forma adecuada y no descansa bien. El lúpulo puede ayudar a conciliar el sueño y asegurarle un descanso reparados.

    lúpulo

    ¿Por qué va bien?

    Pertenece a la familia de las cannabináceas y, como tal, constituye un potente remedio que relaja el sistema nervioso. Por tanto, el lúpulo es uno de los mejores remedios para favorecer el sueño nocturno profundo, además de ayudar a reducir la irritabilidad y ansiedad.

    ¿Tiene otros usos?

    Esta planta también está indicada para combatir jaquecas y las neuralgias. Además, por su efecto sedante ayuda a calmar los espasmos intestinales. También se considera una alternativa útil en caso de inapetencia debida a un disgusto o a un estado general de nervios. En la mujer, el efecto calmante de la planta ayuda a mitigar los dolores de la menstruación, mientras que las flores favorecen la eliminación de líquidos.

    ¿Cómo se toma el lúpulo?

    En infusión, que se prepara con una cucharadita de postre de los conos (flores femeninas) por vaso de agua, sin que hierva y dejándola reposar 10 minutos. Se toma una tacita media hora antes de dormir. También se puede introducir en la almohada un saquito relleno con los conos o estróbilos secos. Al respirar se inhala el aroma, que nos ayudará a dormir.

    Consejos para dormir bien:

    • La cama, sólo para dormir: hemos de procurar que el niño la utilice únicamente para dormir. Por lo tanto, evitaremos que juegue o vea la tele en la cama.
    • Horario regular: no sólo los bebés necesitan rutina; los niños también. Así que es importante que se levante todos los días a la misma hora, no importa cuánto haya dormido por la noche. Así conseguiremos que se habitúe a una pauta de sueño, y que éste sea más regenerador.
    • Habitación tranquila: la habitación en la que duerme debe estar lo más alejada posible de los ruidos, aunque nos parezca que no le afecten.
    • Cena temprana y suficiente: procurar que no se vaya a la cama con el estómago vacío o, por el contrario, demasiado lleno, porque su sueño podría alterarse. Asimismo, es importante evitar que tome bebidas que contengan cafeína en horas próximas a las que se vaya a dormir (bebidas con cola, café, té …).
    • No insistir en que se duerma si no tiene realmente sueño: lo mejor, en estos casos, es que se levante y que haga una actividad monótona hasta que le venza el sueño (no debemos obligarle a dormir porque puede producirle angustia, podría llegar a asociarla con el momento de acostarse, con lo cual más que solucionar el problema lo empeoraríamos). Eso sí, que no nos tome el pelo.
    • Ejercicio regular: procurar que haga ejercicio de forma regular, ya que le ayudará a conciliar y mantener mejor el sueño. La actividad ha de ser suave y por la tarde, no inmediatamente antes de ir a dormir porque le excitaría.

    Categories: Plantas para la Mujer, Plantas para los Niños, Retención de líquidos, Tranquilizantes

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *