• Soja

    Soja

    Nombre científico: Glycine max

    Sin duda, la soja podría definirse como aliada de la mujer ya que es una de las plantas para la mujer más destacada. Por un lado, es el tratamiento natural más eficaz para prevenir los trastornos asociados a la menopausia, que padecen el 80% aproximado de las mujeres. Además, actúa sobre el colesterol y así contribuye a reducir las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de muerte en las mujeres, a partir de los 50 años. Por si fuera poco, la soja también podría presentar un efecto protector del hueso. En este sentido cabe destacar que el riesgo de osteoporosis es menor en la población asiática que en la occidental, y las mujeres japonesas tienen un menor riesgo de fractura de cadera que las occidentales, lo que es atribuido a su consumo de soja. Igualmente, datos obtenidos en diferentes estudios han comprobado que en países como Japón el riesgo de padecer cáncer de mama es de 5 a 8 veces menor que en los países de Europa occidental como España.

    Soja

    ¿Por qué va bien?

    La mayor parte de sus propiedades las debe a las isoflavonas, ya que poseen una estructura química tal que les permite actuar en los mismos lugares que algunas hormonas femeninas, supliendo en parte el papel de los estrógenos, cuya disminución durante la menopausia puede provocar la aparición de sofocos, irritabilidad e insomnio, y a la larga enfermedades cardiovasculares y osteoporosis. En concreto, la soja reduce entre un 30 y un 50% los sofocos.

    ¿Cómo se toma?

    El consumo medio de isoflavonas de soja en la mujer oriental es de 40 mg al día, mientras que en la dieta de las mujeres occidentales apenas alcanza los 5 mg. Para paliar esta carencia, los expertos recomiendan incluir en la alimentación más cantidad de alimentos con fitoestrógenos (legumbres, especialmente la soja, así como cereales integrales y hortalizas), o bien recurrir a preparados farmacológicos. Los principios activos de la soja tienen una vida media de 8 horas en el organismo, por lo que es mejor dividir la ingesta en 2 tomas. Aunque se puede tomar cocida, también existen productos derivados con más posibilidades de incluirse en la dieta: tofu, miso, tempeh, seitán, licuados, etc.

    Categories: Colesterol, Menopausia y Climaterio, Para los huesos, Plantas para la Mujer

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *